Estilos y formas I

BONSÁIS DE UN SOLO TRONCO

Vertical Formal:

El tronco se alza completamente recto, disminuyendo desde la base hasta la cima del árbol; las raíces se colocan radialmente.

Representan a aquellos árboles que crecen majestuosos en zonas climáticas tranquilas y llanas, suelen estar solitarios en un terreno suficiente para no competir por la luz del sol con otros. Estos árboles se suelen encontrar en las llanuras, parques y jardines de grandes mansiones.

En este estilo se cuida especialmente la colocación de las ramas. La primera rama se coloca a la derecha o izquierda del tronco, aproximadamente a una altura de 1/3 de la base del árbol, la segunda a la izquierda, la tercera detrás y así continuar teniendo en cuenta que las ramas vayan disminuyendo de grosor según se acerquen al ápice (cima de un árbol).

Ninguna rama se dirige directamente hacia delante. Por la parte de atrás lleva ligeramente mas ramas que por delante (por delante se tiene que ver el tronco y por detrás necesita, un poco mas de verde para darle profundidad y perspectiva).

Este estilo visto desde arriba las ramas deben de verse todas sin superponerse unas a otras con el fin de que todas las partes del árbol reciban la luz del sol. La forma vertical formal es de las más complicadas de formar pues hay que cuidar los detalles al máximo, ya que cualquier error, se destaca enormemente

Las bandejas apropiadas para este estilo pueden ser rectangulares ovaladas y redondas.

Vertical Informal:

Es la forma más popular y corriente de nuestros bonsáis, ya que es difícil de encontrar una planta con el tronco completamente recto.

Su tronco tiene suaves torsiones en forma de ese. Las ramas deben tener las mismas posiciones pero no tan exactas como  en el vertical formal, teniendo muy en cuenta que la posición de cada rama coincida con la parte exterior de las curvas o codos.

Las bandejas más apropiadas son las rectangulares y ovaladas así como, en algunos casos, redondas.

Inclinado:

El tronco se inclina a un lado pronunciadamente, algunos llegan a tener una inclinación de hasta 45 grados de la vertical.

De todas maneras este estilo, a pesar de ser inclinado, puede presentar curvas ligeras hacia un lado u otro.

Al tener una fuerte inclinación la sensación de inestabilidad es muy fuerte, para contrarrestar esto se debe de prestar mucha atención a las raíces que deben desarrollarse en la misma dirección en que se incline el tronco.

Las ramas, por supuesto, hay que tenerlas muy en cuenta pues juegan un papel importante en la estabilidad del árbol; deben de orientarse hacia todas las direcciones pero, en el lado en el cual se inclina el tronco, deben de ser mas cortas que en el lado contrario.

Estos árboles se encuentran en terrenos montañosos y escarpados, luchando contra la fuerza de la  gravedad, para no caer.

Las macetas adecuadas son las rectangulares las ovaladas y redondas

Barrido por el Viento:

Representan árboles que son muy frecuentes ver en las costas donde el viento, que invariablemente sopla desde el mar, azota sus ramas en dirección a tierra; cubriendo de salitre sus troncos blanqueándolos, doblándolos e inclinándolos.

En este caso el árbol, con diferencia del estilo inclinado, no tiene posibilidad de recuperar su estabilidad. Las ramas adoptan una posición horizontal.

Presentan muy poco follaje, dando la impresión que el fuerte viento ha dejado solo una pequeña parte de sus hojas y ramas.

Con madera muerta:

Este etilo presenta grandes porciones del árbol con madera seca y muerta, que se crea artificialmente quitándole parcialmente y en sitios estratégicos tiras de corteza y cambium, en un árbol vivo, o trabajando trozos de troncos y ramas en un árbol parcialmente muerto.

Si es solo una rama o el ápice del árbol se le llama “JIN”. Si la madera muerta trabajada la presentamos en parte del tronco, es un bonsái con “SHARI”. El interés de estos árboles esta en la madera muerta dándole una apariencia muy dramática.

La madera muerta se trabaja con gubias y una navaja muy afilada, siempre en verano, ya que la humedad en otras estaciones podría causar podredumbre en las partes tratadas. A principio y final de verano (Julio y Septiembre) se pinta las partes  trabajadas con líquido de sulfocalcico para blanquearlas y dar la impresión que han envejecido por el sol.

Este estilo es muy exigente estéticamente y no es fácil de realizar, las partes muertas se tienen que tratar todos los años.

En las confieras olivos, sobre todo juníperos y pinos al quitar ramas no se deben de cortar todas totalmente, pues muchas sirven para hacer pequeños “JIN”; las cortaremos dejando una un trozo de aproximadamente 3 cm. de rama, que previamente limpiaremos completamente de agujas y hojas.

En forma de Cascada:

Estos árboles, en la naturaleza, crecen en los acantilados sobre el mar o en los peñascos en la montaña. Sus raíces se agarran firmemente a una porción de tierra, luchando por sobrevivir.

Se pueden modelar estos bonsáis de dos formas “en cascada” o “en semicascada”, diferenciadas principalmente por la longitud que tiene el tronco principal. En la cascada las ramas cuelgan muy por debajo del fondo de la maceta, mientras que en la semicascada las ramas llegan como máximo al fondo de la maceta.

En la semicascada el tronco principal puede ser doblado formando la cascada y una de las ramas primeras se modela en forma de sombrilla, que se coloca en posición central y erecta sobre la bandeja.

Estos bonsáis se plantan en macetas altas y cuadradas, especiales para ellos. Que el tronco cuelgue por encima del borde de la maceta, puede conseguirse, plantando el árbol de forma inclinada y conseguir la torsión del tronco con alambrado y tensores que lo acerquen al borde de la maceta; después se vuelca temporalmente ésta de lado.

Para realizar este estilo son buenas las plantas reptantes y leñosas, en la elección también se tendrá en cuenta que la planta tenga ramas en el tercio inferior del tronco.

Estos estilos también se pueden conseguir, con un árbol vertical informal en que, en la primera curva del tronco, se deje crecer una rama gruesa y se le da forma de cascada.

Estilo llorón:

Solo esta reservado para los árboles que naturalmente inclinan sus ramas hacia el suelo, por ejemplo el sauce llorón.

Estos no necesitan macetas profundas para su plantación. Su tronco puede tener las formas básicas pues donde reside la diferencia es en sus ramas colgantes.

Estilo Literato:

Los dibujos y los caracteres caligráficos de numerosos estudiosos y artistas chinos que se retiraron a las montañas, dieron origen a este estilo de bonsáis.

Estos árboles presentan las más extrañas y sofisticadas formas, pero desde luego estas formas existen en la naturaleza creciendo en inaccesibles desfiladeros y acantilados, sufriendo las condiciones climáticas mas duras. Pueden encontrarse en su estado natural en regiones alpinas y áridas de nuestro planeta.

En este estilo el tronco es el principal foco de interés, alzándose en suaves o bruscas contorsiones; el follaje que presenta es mínimo, debido a las inclemencias del tiempo que soportan. Estos árboles son de una rara belleza, a pesar de la extrañeza que puede sentir una persona no relacionada con el arte del bonsái.

El recipiente debe ser muy discreto, para que el foco de atención sea su tronco, la forma redonda de la bandeja suele ser la más acertada. Las mejores plantas para crear este estilo son, alarces, pinos y enebros.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Bonsáis, FLORA

Tu respuesta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s