Cachorros I

En este artículo vamos a hablar sobre el cachorro. Esa cosa peluda, pequeña e inestable que nace de la perrita y que lo primero que hace es mamar…

Antes que nada, deciros que el mejor momento para traer un cachorro a casa es a partir de los dos meses, cuando la madre ya lo ha disciplinado, ha convivido con sus hermanos, mamado la leche tan beneficiosa para él y desarrollado sus sentidos. Está preparado para abandonar la camada (el destete). No tengamos pena porque es ley de vida para ellos. Ellos no sienten ninguna pena.

El cachorro y sus paños de entrenamiento

Paños de entrenamiento

¿Por qué hablamos de disciplina materna? Bien, la madre disciplina y pone normas, límites y limitaciones desde que el cachorro viene al mundo. Lo corrige, lo lame y estimula –refuerza lazos-, lo traslada de lugar, vigila, etc. Las normas, límites y limitaciones que ha de tener en nuestra casa una vez su madre “nos lo cede”.

El perro nace con varios sentidos desarrollados: el olfato, el tacto y el gusto, luego desarrolla el oído y la visión completamente pasados unos 25 días del nacimiento. Por eso decimos que un perro es nariz, ojos y oídos en la edad adulta. Un perro ciego no ha de apenarnos, para el todo es la nariz (comida, dueño, demás perros ….), pensad que nacen ciegos y se manejan perfectamente para encontrar la leche materna sin una palabra.

Los cachorros lo muerden todoCuando nos hemos decidido por un cachorro, siempre hay que pensar en qué tipo de raza es, en nuestra energía y en el tiempo que vamos a dedicarle. Un perro activo (bóxer, por ejemplo), necesita quemar mucha energía y no es apto para gente con baja energía como ancianos, o que trabajen todo el día quedando solo en casa. No es suficiente un jardín grande. El perro ha de salir a la calle, correr, y desfogarse, sino, lo hará con los muebles de la casa o lo que pille por medio. Tiene que canalizar la energía como sea.

Dicho esto diré que una vez el cachorro está en nuestros brazos (una experiencia que jamás se olvida, sea dicho), hay que llevarlo a casa, tras el trasiego del desplazamiento, el animal está perdido, y hay que orientarle en su nuevo hogar. Recomiendo comprar paños de entrenamiento para los pises y deposiciones, tienen un olor especial que estimula al cachorro a orinar en ese lugar, son cómodos, higiénicos y recogen muy bien todo ya que son como pañales estirados. Nada de papel de periódico que no absorbe el pis, es muy sucio y anti higiénico.

Lo primero que hay que hacer es llevar al cachorrito al baño, donde están estos paños de entrenamiento previamente preparados y que el olerá y tras el trasiego del viaje, hará sus necesidades sobre ellos. Estad el tiempo que sea necesario evitando que se vaya olisqueando y cotilleando todo, porque va a hacer pis fijo. Cuando lo haga sacadle de allí, el ya habrá relacionado el lugar y el paño con evacuar.

No dejéis que deambule por la casa a su antojo, tened un corralito para que el esté recogido y controlado. Allí se sentirá a gusto y protegido, sacadle cuando deseéis y controlad cualquier cosa que haga, corrigiendo en cada momento con un sonido que el tome como que ha de dejar ese comportamiento de inmediato y se acostumbrará a no hacerlo.

No penséis que porque es cachorro no aprende, estáis equivocados, es el mejor momento para aleccionar al can y será su base en un futuro, la madre del cachorro lo ha hecho desde el primer día, recordad.

el cachorro y los paños de entrenamiento para sus necesidades

Se que el cachorro es bonito, te gusta y le quieres dar mimos todo el tiempo. Es normal, pero hay que dar mimos una vez esté tranquilo y sumiso, no cuando está excitado, mordisqueando, tirando de un cable, etc. La mayoría del tiempo dormitará y otras veces querrá jugar todo el rato exigiendo juegos, mordiendo las manos, corriendo de un lado a otro, cogiendo objetos, ladrando, comiéndose de todo…

Esta etapa es muy importante para el cachorro, pero hay que controlar también el juego, los ladridos, la mordida y la fuerza con la que lo hace. Pensad que ahora es cachorro y todo lo que toleréis el perro lo tomará a bien continuar haciéndolo en un futuro, cuando sea grande y esto no hay que permitirlo. Cortad el mal comportamiento (mordida fuerte en las manos, talones, coger la ropa con los dientes, mordisquear el calzado, romper las medias, ladrar exigiendo algo, coger y comer cosas no aptas…. etc.), de raíz, sin pegarle, pero si haciendo un ruido que el cachorro vea como que le importuna y corte de raíz el comportamiento o también ignorándolo. Su madre lo haría de ese modo con un buen ladrido o gruñido apartándose éste inmediatamente.

Sed constantes, tened paciencia. Conseguiréis un perro respetuoso en un futuro y eso será vuestra recompensa. Un fiel compañero. Os lo digo por propia experiencia.

— Continuará… —

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo FAUNA, Perros

4 Respuestas a “Cachorros I

  1. Eugenio

    Me parece muy interesante tu artículo Sonia!.
    He visto muchas veces a gente que, despues de unas semanas con el cachorro, deciden darlo en adpoción porque muerde todo, se hace sus necesidades encima, no deja de llorar por la noche…. en fin, lo que hacen todos los bebes (humanos y animales): Parece que se nos olvida que son seres vivos, no muñecos que comen, mean y duermen cuando a nosotros nos viene bien.
    Me encanta este espacio. Tanto tú como Nene, se ve que que sois apasionadas en los temas que tratais. Felicidades!

    • Sonia Martín

      Muchas gracias a ti Eugenio. Todo lo que sea para evitar que los perros inunden los albergues en el mejor de los casos, porque aparecen abandonados o muertos en cualquier parte. Imágenes como esas son terribles, por eso se conciencia a la gente que un perro es, a parte de un buen compañero, una responsabilidad.

  2. me a encantado el articulo sonia,,gracias seguire tus recomendaciones,,sobre la cahorrina …pero sobre los mimoss esqe me encantaaaaaaaaaa darseloo…pero bueno te voy hacer caso

  3. Sonia Martín

    Muchas gracias Carmen.
    Cualquier duda que tengáis al respecto publicadla y os contestaré.
    En breve la II parte del cachorro.
    Se que con los mimos es dificil hacer un control, pero debes, así conseguirás un perro equilibrado y que te respete.

    Pd. Mimos controlados Carmen… jajajajaja

Tu respuesta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s