Cómo obtener un Bonsái I

Hay varias maneras de obtener un bonsái:

  • Comprar un Bonsái ya hecho
  • Recuperado
  • Semillas
  • Esquejes
  • Acodos
  • Plantones jóvenes de vivero

Todas presentan ventajas e inconvenientes. Veamos detalladamente:

  • COMPRAR UN BONSAI YA HECHO

Se puede adquirir preciosos arbolitos en los viveros especializados; el mayor inconveniente es el precio pues oscilará, como mínimo, entre los 400 / 700 € si es un poco bueno. Si es mas barato puede tratarse de prebonsais, tanto si se trata de uno o de otro se tiene que tener en cuenta:

  1. Que la planta se vea llena de salud. Mirar por los agujeros de desagüe, si no presentan raíces,  es signo de que no ha sido trasplantada a su tiempo, y puede estar sufriendo.
  2. Que no tenga grandes cortes de ramas o de tronco, que la afeen.
  3. No conviene que este demasiado alambrada, que no parezca una madeja, pues a los bonsáis se les da principalmente forma con la poda y el pinzamiento, aunque por supuesto en las especies que lo aguante se les alambra (hay especies como los arces, gingkos, azaleas etc. que no se alambran, y si es imprescindible hacerlo, se tiene que proteger la zona que queramos alambrar con rafia, pues la corteza es muy delicada en muchas especies).
  4. Fijarse atentamente en el tronco y ramas, si presentan heridas producidas por los alambres.
  5. Y por último, como todo lo que se adquiere, que nos guste su aspecto. Para ésto debemos de coger el bonsái, ponerlo a la altura de nuestros ojos y mirarlo por todos sus ángulos. !! Solo nos queda pagarlo¡¡

Cada bonsái es una combinación única del material vegetal, la habilidad creativa y el arte de su cultivador; al ser único, no hay otro en el mundo igual. Para inspirarse se tiene que observar los que nos da la naturaleza así como ver bonsáis ya formados, sobre todo en concursos y exposiciones (en Madrid en el Botánico), mirar fotografías de todas las maneras posibles para hacerse una idea de las formas y familiarizarse con ellas, aunque a la hora de formar nuestro arbolito nos adaptemos a las formas que desarrolla la planta y a nuestro ingenio y criterio.

Bonsái - Pinus Parviflora

Las técnicas son ayudas que debemos siempre tener en cuenta, pero como en cualquier arte, de vez en cuando se pasan por alto, por nuestra inspiración o por que nuestra planta nos lo indique. Lo que intentamos con los bonsáis es que sean replicas en miniatura, de los hermosos árboles que se ven en la naturaleza. Las técnicas nos ayudan a envejecer opticamente el árbol y por supuesto en una menor escala de tamaño.

Las formas de inspiración, pueden ser, desde majestuosos árboles que crezcan, solitarios en una amplia llanura a pequeños árboles maltratados por los elementos, que cuelgan precariamente de acantilados rocosos.

El bonsái nos debe de provocar sentimientos de belleza, gracia, grandeza y además es una divertida experiencia.

La mayoría de los bonsáis son asimétricos. La armonía se consigue, mediante un cuidadoso balance de las masas y de los espacios vacíos en los lugares adecuados.

  • RECUPERADOS

En muchos lugares de la naturaleza se encuentran árboles que no se han podido desarrollar normalmente; unas malas condiciones los ha miniaturizado naturalmente.

Recuperar estos árboles para hacer nuestro bonsái es el sueño de todo aquel que nos gusta este arte pero, tiene inconvenientes.

  1. Es difícil y engorroso para un principiante y puede que se le muera en poco tiempo.
  2. Esta penado por ley y si se hace sin permiso le puede caer, como poco, una formidable multa.

La extracción se debe de hacer, además de con permiso del dueño del terreno, en la época adecuada, habitualmente a comienzos de la primavera. Lo mejor es preparar el árbol por lo menos en dos estaciones de crecimiento.

glicina

Bonsái - Glicina

Para sacarlo se cava un área circular de 30 a 50cm. alrededor del tronco y se corta la raíz pivotante, lo que estimulara el crecimiento de pequeñas raicillas; dejarlo hasta la próxima temporada rellenando la zanja con mezcla de arena y tierra.

Los materiales y herramientas necesarios son: una pequeña pala, unas tijeras podaderas afiladas y una sierra de poda. Cuando se vaya a extraer se llevaran las mismas herramientas mas unos cuantos sacos de plástico, cuerda y musgo de Sphagnum para envolver el cepellón cuando se levante el árbol. Los mejores sitios para la obtención son, además de los jardines, montañas desnudas en áreas utilizadas como cortafuegos y en las obras de ampliación de carreteras.

  • SEMILLAS

Para que el buen desarrollo de nuestro bonsái sea lo mas perfecto y fácil posible, sobre todo para principiantes, se deben escoger siempre variedades de plantas autóctonas o que estén muy adaptadas al medio ambiente de la zona donde vivimos, así tendrán muchos menos problemas que con plantas que sean de otros países o regiones.

La obtención por semillas tiene dos posibles inconvenientes:

  1. La plantita resultante no siempre tiene las mismas características de la planta madre.
  2. Aunque sea de rápido crecimiento, se tarda bastante en poder ver nuestro arbolito en una bandeja, convertido en un bonsái.

La gran ventaja es que se obtiene, con los años, un magnifico bonsái que al estar planificado desde que nace no presenta cortes, y suelen ser bonsáis particularmente bellos.

Las semillas se recogen de los frutos cuando están maduros, la mayoría se recogen en otoño; una vez plantadas en macetas o en semilleros, tardaran entre 5- 7 años antes de pasar a bandeja.

La recogida de semillas no solo es interesante y divertida, además garantiza que la semilla sea fresca; por otro lado, si cogemos por ejemplo las semillas de un “ginkgo biloba” de los muchos árboles que se encuentran en nuestros parques, tendremos mejores resultados que con semillas traídas de Japón, que no están aclimatadas a nuestro entorno.

Bonsáis - Malus en flor

Bonsáis - Malus en flor

No germinan al 100%. Hay semillas que necesitan estratificación y otras que la piel es muy dura y es necesario limarla muy cuidadosamente con papel de lija fino. La mayoría germinan plantándolas directamente en tierra.

La germinación varia en el tiempo según la especie que sea, lo normal es que se produzca en el plazo, entre 2 y 4 semanas, pero otras tardan varios meses, y hasta un año. Las semillas que germinan se deben de dejar durante 1 año, antes de trasplantarlas a otra maceta pequeña, aumentando cada año el tamaño de la maceta.

El primer año, cuando la pongamos en su primera maceta, veremos al descubrir las raíces una mas gruesa (llamada raíz pivotante) que absorbe una importante de energía de la planta para engrosar y sostenerla; debe de ser eliminada en todos los bonsáis. De todos modos, hay un método que engrosara el tronco de la planta y es no cortarla sino estrangularla con un trozo de alambre del que usamos para alambrar las ramas, teniendo cuidado de dejar debajo del tronco pequeñas raíces para que se sustente la planta.

Debe permitirse crecer libremente a la planta durante 2 años, a los 2 o 3 años el tronco tendrá más o menos el grosor de un lápiz según la especie, entonces es el momento de cortar las plantas a una altura de 15 a 20 cm. Y alambrar el tronco para que adquiera la forma deseada, no preocupándose mucho de las ramas pues se eliminan mas adelante, conviene que le queden ramas pues estas engrosaran el tronco y la planta adquirirá más vigor en el crecimiento.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Bonsáis, FLORA

Tu respuesta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s