Como comunicarte con tu perro… ¡con éxito!

Hoy hablaremos sobre el mejor modo de comunicación entre humanos y perros.

Es bien sabido que el perro es un animal y el humano un ser racional; es por esto que debemos ser, ligeramente “al menos”, superiores a un perro.

Cuando un perro (cachorro en este caso) entra en nuestra casa vemos a un muñeco con vida, un peluche que camina, ladra, gime, muerde, destroza, juega, corre, salta….. vamos, un hallazgo entre todos los juguetes que ha habido en nuestra vida, superior si cabe a la PS3 y a la WII; pero no, el perro es un animal y tiene muchísimas responsabilidades. La primera su educación, y como estamos cegados por su belleza, gracia y ganas de comérnoslo a besos, no nos damos cuenta que hay que corregir sus malos comportamientos; y la mejor época para hacerlo es de cachorro, exactamente igual a como lo disciplinaría su madre: toques, pequeñas mordidas sin dolor y ladridos. La madre de un cachorro (o de 9 cachorros) no ve que sean bonitos, graciosos y una delicia; sólo es su camada, a la que ha de disciplinar hasta que los pierda de vista a los dos meses y hagan su vida.

cachorros

Ahora os preguntaréis cual es la mejor forma de disciplinar un muñeco andante y alocado… bien, la energía firme y tranquila, los toques y los “NO” rotundos sin largar una parrafada al cachorro, porque en este caso no estamos corrigiendo, sino dando una disertación en español a un extranjero que desconoce totalmente nuestra lengua. Solo percibe enfado, nerviosismo y ansiedad. Eso recibe tu cachorro o tu perro adulto, una jerga extraña únicamente.

Cuando queráis corregir a un perro, en el mismo instante en que está haciendo algo malo (mordiendo unos zapatos por ejemplo), id hacia él y apartarlo con un toque en el cuello, que desviará su mente del destrozo, decid NO rotundamente. Apartaros y volved a vuestro sitio. Podéis probar a retirar el zapato de su vista, pero si el perro ha entendido perfectamente lo que no debe hacer, será él quien se aparte del zapato. Creedme, si vuestra energía no es de enfado o nerviosa, el perro os respetará.

Si continúa mordiendo y no os hace caso, o algo habéis hecho mal o pasa de vosotros; ya sabemos que el cachorro es testarudo, está descubriendo mundo y aliviando esa necesidad de morder que tienen, pero tenéis que ser perseverantes una y otra vez. Lo conseguiréis y en vuestra casa existirán normas, límites y limitaciones. Un cachorro o un perro adulto no puede hacer lo que le venga en gana. Vive en vuestra casa así que todo aquello que no queréis que haga debéis hacérselo ver desde el primer momento. Pensad que luego se convertirá en adulto, y todo aquello que le permitáis de cachorro (morder, subirse, etc.) lo hará de adulto con sus 30 kg o más, pensadlo.

¿Que son las normas, límites y limitaciones?

Son “cosas” que vuestro perro puede o no puede hacer en casa. Por ejemplo no le permitís que suba al sofá o a vuestra cama, pero si que duerma en su sitio (cama para perros, jaulita, transportin, etc.), que no coja nada que se os caiga al suelo, que no ladre cuando viene alguien, que respete el espacio del visitante cuando entra en nuestra casa siendo respetuoso, que no se suba a la gente de patas, que salga detrás de vosotros cuando salís a pasear, que esté tranquilo cuando le ponéis la correa, que no muerda el mobiliario, que no haga sus necesidades en casa, etc. etc. cosas que a vosotros os encantaría que no hiciera de ningún modo, convivencia perfecta digamos….

Eli preparada para las lluvias...

Eli preparada para las lluvias…

Bien, pues eso es lo que yo he conseguido con mi perra labrador Eli. Ha tenido normas, límites y limitaciones desde que entró en casa con dos meses. Es responsable, educada y respetuosa con la casa, sus habitantes y las visitas. Si queréis tener un perro “10” las normas, los límites y las limitaciones son indispensables, y eso que para mi Eli era un ser adorable desde que pisó mi casa. Mordía cosas, pero se la corregía, nos mordía las manos de vez en cuando y se la corregía, etc. etc. etc. Un perro aprende todo lo que quieres que haga si se lo enseñas con energía firme y tranquila. No respetarán otro tipo de energía en ningún caso y pasará de ti.

Pongo un ejemplo humano:

Hay un desastre nuclear cerca de tu casa, te viene a buscar una vecina con su coche dando voces, llorando y gritando….. y luego al mismo tiempo aparece un policía en su todo terreno con una voz serena y tranquila que te pide que le acompañes en su auto. ¿Con quien te vas? Pues está claro, con la voz tranquila y serena, porque te da confianza y respeto y porque piensas que sabe lo que tiene que hacer y lo tiene claro. Asi es un perro, solo energía .

El mejor modo de comunicarte con tu perro es pura energía. No hace falta hablar ni tratarlo como un humano, el perro no tiene sentimientos, sólo emociones. Cuando tengamos claro ésto, el perro tendrá su identidad como perro y nosotros viviremos con un animal que nos respeta, sin quitar su identidad, dándole juegos, paseos, disciplina y todo el cariño del mundo, pero cuando la mente está en un estado de calma. Al perro le encanta saber “lo que tiene que hacer” en casa, estar ocupado en algo, saber que cosas no debe hacer porque es parte de la convivencia en casa de un humano, el ha de saber que está en casa de alguien, no en la suya propia, y lo que hay alrededor no le pertenece.

Dicho esto, espero que a partir de ahora todos los que vais a tener un perro en casa, tanto cachorro como adulto, le eduquéis como es debido, y podréis disfrutar de un verdadero compañero.

Creedme, no tiene precio.

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo FAUNA, Perros

11 Respuestas a “Como comunicarte con tu perro… ¡con éxito!

  1. HOLA QUERIDA AMIGA, HE LEIDO TU ARTICULO Y ME HA GUSTADO MUCHO , MENOS UNA COSA QUE ME CONFUNDE UN POCO ESO DE PODER DIFERENCIAR QUE UN ANIMAL NO TIENE SENTIMIENTOS , SOLO EMOCIONES DE QUE SE BASA? O DE QUE SE DIFERENCIA SENTIMIENTOS O EMOCIONES NO ESTOY EN LA ALTURA DE PODER ENTENDER, O ACEPTAR ESTE DESCUBRIMIENTO POR EJEMPLO, POR QUE UN PERRO ES TAN LEAL Y FIEL SI NO POR SENTIMIENTOS? QUE TIPO DE EMOCION ES LO QUE HACE TUMBAR UN PERRO ALADO DE LA TUMBA DE SU AMO SI NO ES SENTIMIENTO,, ??? PUEDRIE DECIR UNAS CUANTAS EJEMPLOS MAS LO QUE AMI ME RESULTARIA MAS BIEN SENTIMIENTOS NO SOLO EMOCIONES . ACLARAME ESTE DUDA PORFAVOR SI PUEDES ,,,,, GRACIAS Y UN SALUDO ADRIENN.

    • Hola Adrienn. Ante todo gracias por leerme y por tu comentario.
      Te lo explico.
      Los perros tienen emociones (alegria, tristeza, ansiedad…) pero no sentimientos . El sentimiento es por definicion la representacion abstracta de la emocion y, puesto que los perros no tienen la capacidad de pensamiento abstracto, NO TIENEN SENTiMIENTOS, lo que no quiere decir que no sientan.
      Los sentimientos son exclusivos de los primates.
      Un perro, por poner el ejemplo más sencillo, puede sentir alegría, pero no amor tal y como lo sentimos los humanos.
      Nos encanta humanizar al animal porque pensamos que se comporta como un humano, pero no es así, el perro puede ponerse contento, ansioso, etc…. pero no amar, odiar, sentir envidia… etc. etc. Todos cualidades humanas.
      Un perro es leal o fiel porque sigue a un líder. Igual que ocurre en una manada, multitud de machos y hembras siguen a un macho o hembra dominante, pero solo por jerarquía, no por amor a esa persona, ni siquiera los que tienen parentesco.
      Haces alusión al tema del perro que queda al lado de la tumba de su dueño… bien te diré algo que quizá no quieras oir: Si a ese perro le entierras su juguete favorito, también se tumbará al lado continuamente a ver si sale o que puede hacer el por sacarlo. No digo que el dueño sea un juguete, pero para el perro es algo que desea tener cerca por caricias, mimos, premios, etc…. no por amor incondicional. Si un perro educado está muy a gusto con su dueño, y éste desaparece y el perro se va a otra casa, ten por seguro que el perro buscará otro líder en el nuevo amo, olvidando totalmente al otro.
      Mi perra Eli y yo pasamos muchísimo tiempo juntas, jugamos por los suelos, paseamos, la educo, recibo lametones, muestras de deseo de estar cerca de mi, etc…. si Eli cambia de casa, ten por seguro que se adaptará a su nuevo hogar. No es que me olvide, pero me recordará solo si me ve o por el olor. Nada mas.
      Siento que sea tan fría, pero hay que saber que el perro es un animal ante todo, que por diversas circunstancias ha convivido con nosotros, si, pero éste se ha adaptado a la vida con el humano siendo líder o seguidor. Piensa por un instante en los perros que muerden a sus amos, piensas que los odian? ahí tienes la respuesta. El perro sigue o hace que le sigan. Es todo.

  2. [i][b]”Es bien sabido que el perro es un animal y el humano un ser racional; es por esto que debemos ser, ligeramente “al menos”, superiores a un perro.”[/i][/b]
    A partir de aquí me entraron ganas de no seguir leyendo! Huyo del etnocentrismo por más difícil que sea y aunque algunas de las técnicas que describes funcionan, no son la única forma de comunicarse con el perro ni nosotros dejamos de ser animales también. Los perros entienden actitudes, lenguaje no verbal, palabras… pero hoy por hoy también se sabe que tienen emociones, si bien no sabemos si sienten como nosotros, y que son capaces de ponerse en el lugar del otro (Teoría de la Mente). Si bien no se ha demostrado que sean capaces de realizar abstracciones complejas, no deberíamos suponer que es por que son propiedad exclusiva del Hombre. No sería la primera vez que tenemos que retractarnos: la sonrisa fue exclusiva del hombre, el lenguaje era exclusivo en el hombre, la Cultura, el engaño, el uso de herramientas, las emociones… Y ahora se sabe que muchas especies tienen esas capacidades también. Las abejas, los delfines, las gallinas… por poner ejemplos bien variopintos. Así que dejemos de cerrar nuestra mente y empecemos a bajarnos de la burra. Somos diferentes y precisamente por ello nos enriquecemos los unos a los otros interrelacionándonos.
    ¿Realmente soy superior a un perro, un delfín, un elefante, un murciélago? ¿Tengo su prodigioso olfato, su hidrodinámica, su intrincada estructura social, su sistema de ecolocalización?
    Mi crítica a éste tipo de enfoque es que sigue viendo al perro como un subordinado al humano y yo prefiero verlo como un compañero de viaje.

    [url=http://www.casadellibro.com/libro-dominancia-realidad-y-ficcion/9788493323271/1171793]Dominancia ¿Realidad o ficción? [i]Barry Eaton[/i] Kns Ed.[/url]

  3. Pingback: Como comunicarte con tu perro… ¡con éxito! « caminadogs

  4. Hola Caminadogs…. he leido tu post en contestación a mi artículo, y ya viendo tus comentarios a mi frase: “Es bien sabido que el perro es un animal y el humano un ser racional; es por esto que debemos ser, ligeramente “al menos”, superiores a un perro.” parece como si te equipararas la raza humana, a la animal.
    Estoy de acuerdo contigo en que un perro tiene emociones (que no sentimientos), así mismo estoy en desacuerdo cuando dices que un perro puede ponerse en tu lugar (Teoría de la Mente)… no se pero ojalá mi perra pudiera ir a trabajar por mi cuando yo esté enferma… o quizá te refieres a que el perro se pone en mi lugar cuando me encuentra triste por el motivo que sea, piensa (que pena me da mi dueña…. que la pasará, que tristeza)…. en eso te equivocas completamente. El perro solo recibe energía, y si mi energía es baja mi perra la notará inmediatamente e intentará corregirla moviendo mis manos, oliéndome la cara… etc. (mi perra es lo que hace si por ejemplo me pongo a llorar).
    El problema del humano es que siempre ha querido humanizar al perro, y yo no puedo bajarme de la burra porque realmente jamás me he subido. Mi perra en casa tiene su identidad intacta, es un animal, perro, raza y después el nombre que yo la he dado. Es todo. Compartimos la vida pero jamás la he tratado como mi hermana, mi novia, mi mami, mi niña, mi bebé, y tampoco he pensado que sea menos que yo por ser un animal. Tiene todos los derechos del mundo y yo soy la primera que lucho por ellos.
    También veo que te contradices cuando comentas: “Somos diferentes y precisamente por ello nos enriquecemos los unos a los otros interrelacionándonos” entonces no tengo muy claro si somos iguales o somos distintos (en tu texto).
    Jamás he dicho que el hombre sea superior a un animal, pero tampoco he dicho que sea inferior. Cada uno está catalogado de distinta manera, evidentemente jamás he visto a un perro leer, ni conducir, ni construir un edificio de tres plantas, ni comprarse un Iphone en la tienda de telefonía movil, y le importa un pepino el mundo humano. Un perro solo quiere tener su identidad conviviendo con alguien que no es de su especie. Intentemos tratar al perro como animal, pero no pensando que somos superiores, sino intentando ser un poco perro en lugar de que el perro se humanice asi conseguiremos entenderle.
    Gracias.

  5. Buenas tardes Sonia!

    Permite que me explique mejor:

    Yo no equiparo las especies humana y canina y por tanto no hay contradicción alguna en lo que escribí. Simplemente dije que “huyo del etnocentrismo” que es un concepto de la antropología según el cual tendemos interpretar los comportamientos de otros grupos, razas o sociedades según el criterio exclusivo de nuestra propia cultura. Simplemente quería decir que tendemos a ver las demás especies desde el prisma del comportamiento humano como si éste tuviese que ser la norma o el ideal y de ese modo cerramos nuestra mente al entendimiento del comportamiento de las demás especies y a la vez abrimos el camino hacia el antropomorfismo y la creencia en la supremacía de la especie humana. Hablo de tendencia, no significa que tú personalmente o todo el que caiga eventualmente en una postura etnocéntrica, sea un fanático de la supremacía humana o la subyugación de las demás especies. Ejemplos: dos machos jóvenes están jugando y uno de ellos monta a otro como parte del juego; unos de los dueños dice, jocosamente, que ese perro es gay. Una hebra orina e inmediatamente un macho va a oler su pis, el dueño/a le increpa (socialmente no es correcto según la cultura humana). Alguien pasea con un perro raza toy y se cruza con alguien que pasea a un perro talla grande; ambos perros se acercan tranquilamente para olerse los traseros y conocerse; los dueños no lo permiten por que a) olerse el culo es una guarrería y/o b) ese perro es muy grande para tí.

    En ningún momento dije que seamos iguales al perro; eso es evidentemente una estupidez: somos absolutamente distintos y siento mucho que hayas llegado a esa conclusión, errónea, a través de mis palabras. Insisto pues en que no existe contradicción alguna excepto la que tú misma has inferido.

    La Teoría de la Mente no es una opinión mía; es una teoría científicamente demostrada en humanos, mamíferos y muchas otras especies animales. La Teoría de la Mente implica que un sujeto es capaz de comprender y reflexionar sobre sus propias sensaciones y las de los demás (a través de la propiocepción y de los signos corporales del otro) lo que le permite preveer el comportamiento propio y ajeno. Ese comportamiento comprende un conjunto de sensaciones, emociones, creencias… ¿Por qué es tan importante saber si un sujeto tiene o no Teoría de la Mente? Por que al fin y al cabo supone un primer nivel de capacidad de abstracción que nos da pistas sobre cómo funcionan procesos cognitivos más complejos como el aprendizaje, la memoria, etc. Cuando tú dices que tu perra te “consuela” cuando lloras, no es por tu energía, es por que tiene Teoría de la Mente, es capaz de abstraer cómo te sientes a través de los signos de tu lenguaje corporal. Algunos perros interactúan y otros no. Unos son más empáticos y otros no. Como las personas, vamos. Decir que tu perro responde sólo a la energía, es simplificar mucho y, desde luego, subestimar sus capacidades cognitivas.

    Os pongo un par de links a blogs divulgativos para que leais más sobre Teoría de la Mente:
    http://etologiafamiliar.blogspot.com.es/2011/05/como-sabemos-quien-tiene-teoria-de-la.html
    http://sapereaudere.blogspot.com.es/2010/01/teoria-de-la-mente-canina-y-apicola.html

    En cuanto a que jamás has dicho que el hombre sea superior a un animal, disculpa, pero sí lo has dicho; cito: “Es bien sabido que el perro es un animal y el humano un ser racional; es por esto que debemos ser, ligeramente “al menos”, superiores a un perro.” No hay posibilidad de sacarlo de contexto, puesto que es un párrafo íntegro.

    Sólo pretendo aportar una visión científica a todo ésto. Lo que se llama energía es en realidad una cuestión de actitud: evidentemente yo confío más en un policía seguro de sí mismo que en uno nervioso y titubeante. Pero eso no explica, ni de lejos, la complejidad del comportamiento canino y mucho menos, el cómo comunicarnos con él.

    • Buenos días Caminadogs… he leido tu post así como los dos enlaces sobre la “Teoría de la mente”.
      Pienso que nos complicamos demasiado (los humanos y nuestra forma de hacer las cosas).
      Creo que el perro es tan sencillo como la caida de una hoja en otoño… solo hay que observarlo para conocerlo, y no digo mirar, sino ver.
      Pienso que antes de buscar teorías y experimentos sobre si un perro razona, si un perro siente, si un perro necesita un líder, si ha de ser sumiso, si esto o lo otro intentemos dar a un perro su identidad como perro y así podrá vivir con el humano plenamente.
      Evidentemente un animal ha nacido para vivir con animales, interactuando con otras razas incluida la humana, pero no se si tanto como para vivir con ella y adaptarse a ella, porque creo que el perro se adapta a la vida del humano como puede, si tiene suerte y no pierde su identidad como muchos dueños de perro pretenden (en los ejemplos que pones tu tan acertadamente en tu post), el perro vivirá como humano y perderá su identidad de perro sin poderse relacionar con otros perros, etc. etc. es como una cadena, como va a relacionarse un perro con otro perro supuestamente equilibrado si los desequilibramos nosotros?
      Yo sigo pensando que un perro es energía, igual que nosotros. Si alguna vez has estado enamorado sabrás de lo que te hablo. Puedes decir mucho más con tu forma de actuar que con un Te quiero salido de tus labios.
      El silencio y una caricia es mucho más que una palabra, creeme.

      En relacion a la parte de tu post:
      En cuanto a que jamás has dicho que el hombre sea superior a un animal, disculpa, pero sí lo has dicho; cito: “Es bien sabido que el perro es un animal y el humano un ser racional; es por esto que debemos ser, ligeramente “al menos”, superiores a un perro.” No hay posibilidad de sacarlo de contexto, puesto que es un párrafo íntegro.

      Te explicaré que he dicho que debemos ser ligeramente superiores a un perro…. no que lo seamos que es diferente, aunque está claro que si tu no te sientes superior a un perro algo estás haciendo mal no crees?
      A mi Eli me complementa, no estoy por encima ni por debajo. Es todo.

      Gracias por tu aportación científica. Creo que nunca se termina de aprender de todo esto.
      Eso si, no seamos tan humanos a veces y dejemos las complicaciones.
      Un perro se adapta, no se complica la vida 😀

  6. Hola amigos!
    Estoy viendo el debate que se ha formado con este artículo y me gustaría aportar mi vivencia.

    Tengo un gato desde principios de este año. Julio tiene 10 años y, sinceramente, lo que más me echaba para atrás a la hora de quedármelo era el pensar que el gatino echaría de menos a su amo y quizá no se adaptara a vivir en otra casa siendo tan mayor. El motivo del cambio de hogar no viene al caso, pero os aseguro que el gato estaba muy bien tratado y es un cielo: juguetón, simpático y cariñoso.
    El caso es que tardó poco menos de un par de horas en adaptarse a su nuevo hogar; en seguida comenzó a jugar con nosotros y pedir cariño y compañía. Salvo algunos problemas de comportamiento (derivados de los últimos meses que pasó en su casa con poca compañía), tengo que decir que no he notado al gato tristón en ningún momento; no estoy en su cabeza pero casi podría asegurar que el antiguo amo lo ha añorado bastante más de lo que él a añorado su antigua vida.

    No quiero afirmar si los animales tienen sentimientos o no porque no lo se, pero sí creo que les mueve más la emoción que el sentimiento que, a mi modo de ver, es el resultado de racionalizar la emoción. Por supuesto, siempre existen excepciones etc…

    Por otro lado, sí me gustaría aclarar como terapeuta de Reiki, que lo que se llama energía, no es sólo una cuestión de actitud (aunque en la actitud se aprecia muy bien la energía del ser vivo). La energía está en todos los seres y los animales la perciben perfectamente al igual que los niños (no tienen ego ni prejuicios).

    En cualquier caso, me gustaría felicitar a los participantes de estos comentarios que son capaces de defender posturas contrarias con respeto y buenas palabras… hoy en día es difícil encontrar debates donde no se agreda a los oponentes. GRACIAS amig@s!
    También me gustaría felicitaros por el blog (aunque añoro alguien que hable sobre los gatos… jejejejeje). Un saludo!

    • Buenos días Paz, gracias también por tu comentario.
      Como has podido observar en el gatito cuando fué a vivir con vosotros, se adaptó perfectamente a una nueva forma de vida (otros humanos, otra casa, otras costumbres, otros lugares donde esconderse… etc. etc.). Desconozco la psicología gatuna, pero imagino que no difiere mucho de la forma de adaptarse de un perro a las nuevas circunstancias.
      El perro es mas cercano al hombre y el gato más independiente, por lo que me cuenta gente que tiene gato y perro en casa, pero ambos son pura energía, tienen multitud de señales que lanzan en todo momento sin preocuparse si las entiendes o no, es su forma de comunicarse con su propia especie y con las demás, por eso es tan importante conocerlas.
      Todos aquellos amantes de los animales como yo, y en concreto del perro, recibimos esas señales fruto de la observación continua del animal, desde cachorro… y es fantástico.
      Siempre digo que los animales son pura energía, visto es que no utilizan el habla como la especie humana, solo señales físicas y algún sonido (gruñido, ladrido, lamento, etc.) para decir al mundo como están.
      A mi me encanta compartir el silencio con mi perra labrador, se siente la energía, al menos yo, recibo la suya y ésta la mía. Relax…. un día duro de trabajo y terminando con una “sesion de terapia” con Eli es fabuloso.
      Tanto cuando paseamos ella y yo. Hay tanta conexión que no digo palabra alguna, en ningún momento. Ella va pendiente de mi aunque camine por delante un buen trecho.
      Por eso siempre diré que el animal se adapta a su entorno si es que se produce algún cambio. El sentimiento humano de pérdida de alguien nos afecta en modo “humano”, la pérdida en un animal no afecta para nada a como nos afecta a nosotros, solo se adaptan a esa pérdida.
      El animal vive el momento y las circunstancias de éste, el día a día, no rememora momentos con sus antiguos dueños. Para el es aquí y ahora, por eso Paz, se adaptó a vuestra casa, a vosotros mismos y vive el día a día en vuestra compañía sin mas.
      Cuando dejemos de pensar como un humano, y vivamos sin las ataduras de nuestros sentimientos (realmente esos que nos hacen seres humanos al fin y al cabo), empezaremos a pensar como un animal, libre de aquellos sentimientos humanos que a nosotros mismos a veces, no nos permiten avanzar. Gracias.
      PD. Gracias por las felicitaciones sobre los post. Efectivamente somos humanos racionales, y la educación ante todo ;o)

  7. Pues lamento no estar más en desacuerdo contigo Sonia!
    Precisamente la observación es un método científico; claro, para extraer conocimiento de ella hay que observar metódicamente, ¡no como quien mira una obra desde la valla! Tú lo haces a nivel macroscópico y lo rodeas de un halo de misticismo para aquellas cosas que no puedes explicar, equiparando energía a los procesos mentales, por ejemplo, mientras hay gente por ahí que sigue estudiando no sólo al humano, sino a muchos otros animales, incluido el perro. En Europa está el Instituto Max Planck y su Departamento de Desarrollo y Psicología Comparada (http://www.eva.mpg.de/psycho/) y en USA los principales estudios al respecto se realizan en Hardward. ¡Ahí es nada! Pero vamos, ¡que podemos dejar que esos científicos locos sigan a lo suyo y seguir usando una rueca!
    El perro convive con el hombre desde hace unos 35 o 40 mil años. Es un animal doméstico. Y por supuesto que está muy bien con animales; como nosotros. El problema aquí no parece ser tanto el antromorfismo como la negación de lo que en común tenemos con nuestras mascotas: somos animales. Y sin embargo vas y hablas de la identidad del perro tan campante (soy sarcástica, ¡no me lo tomes a mal!), cuando el concepto de identidad, ya de por sí tiene connotaciones muy humanas y presupone una conciencia del yo, es decir, una capacidad abstracta. Perdón, pero sí, el comportamiento humano, del perro y la mayoría de los mamíferos no es un sujeto de estudio simple y, en mi opinión, hay que hilar más fino.
    El silencio, las caricias, el contacto físico, los gestos, también son comunicación. Y detrás de todo ese repertorio comunicativo existen complejos mecanismos cognitivos: la comunicación no es energía, si no que en algunas especies son patrones motores innatos ante estímulos muy específicos (como los rituales de apareamiento en las aves), pero ¿dirías lo mismo del repertorio de señales de calma que es capaz de emitir y entender tu perro? (http://www.casadellibro.com/libro-el-lenguaje-de-los-perros-las-senales-de-calma/9788493323257/1034270 de Turid Rugraas). Seguramente no, porque lamerse el hocico, por ejemplo, no responde siempre al mismo estímulo y/o circunstancia y/o energía, para entendernos. Esto es porque detrás hay un proceso cognitivo, no un patrón genético o epigenético.
    El amor es química del cerebro. Y eso no lo hace menos romántico ni especial. Todo lo contrario.
    Y respecto al dichoso párrafo, no me lo expliques y explícate por favor, porque sigues cayendo en la contradicción: ese “debemos ser” ¿qué significa?: que estaría bien que lo fuésemos, que deberíamos intentar serlo; pero después dices que no crees que lo seamos y rematas diciendo: “aunque está claro que si tú no te sientes superior a un perro algo estás haciendo mal no crees?”. Entonces ¿en qué quedamos? ¿He de sentirme superior o no? ¿Es blanco o negro? ¿No cabe la posibilidad de respetar a las demás especies por sí mismas, sin que las diferencias nos separen y las similitudes nos escandalicen? ¿Y en qué te basas para decir que obro mal? ¿Conoces mi relación con los perros? ¿La de personas que trabajan con enfoques distintos a la jerarquización, como Ian Dunbar, también es incorrecta? Sinceramente, a estas alturas no estoy segura de que puedas darme una explicación satisfactoria a lo que quisiste decir.
    Si crees que me complico la vida por intentar conocer más y mejor el origen y el por qué de las cosas, estás en tu derecho. Yo también en el mío al pensar que la tuya es una visión simplista e incompleta de las capacidades del perro en particular y los animales en general.

  8. Anónimo

    Primero dices………“Es bien sabido que el perro es un animal y el humano un ser racional; es por esto que debemos ser, ligeramente “al menos”, superiores a un perro.””Jamás he dicho que el hombre sea superior a un animal, pero tampoco he dicho que sea inferior.”

    Y después dices…..”Jamás he dicho que el hombre sea superior a un animal, pero tampoco he dicho que sea inferior. ”

    Como puedes decir JAMAS, habiéndolo dicho antes!!!!!!

Tu respuesta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s