Archivo de la etiqueta: cachorros

Como comunicarte con tu perro… ¡con éxito!

Hoy hablaremos sobre el mejor modo de comunicación entre humanos y perros.

Es bien sabido que el perro es un animal y el humano un ser racional; es por esto que debemos ser, ligeramente “al menos”, superiores a un perro.

Cuando un perro (cachorro en este caso) entra en nuestra casa vemos a un muñeco con vida, un peluche que camina, ladra, gime, muerde, destroza, juega, corre, salta….. vamos, un hallazgo entre todos los juguetes que ha habido en nuestra vida, superior si cabe a la PS3 y a la WII; pero no, el perro es un animal y tiene muchísimas responsabilidades. La primera su educación, y como estamos cegados por su belleza, gracia y ganas de comérnoslo a besos, no nos damos cuenta que hay que corregir sus malos comportamientos; y la mejor época para hacerlo es de cachorro, exactamente igual a como lo disciplinaría su madre: toques, pequeñas mordidas sin dolor y ladridos. La madre de un cachorro (o de 9 cachorros) no ve que sean bonitos, graciosos y una delicia; sólo es su camada, a la que ha de disciplinar hasta que los pierda de vista a los dos meses y hagan su vida.

cachorros

Ahora os preguntaréis cual es la mejor forma de disciplinar un muñeco andante y alocado… bien, la energía firme y tranquila, los toques y los “NO” rotundos sin largar una parrafada al cachorro, porque en este caso no estamos corrigiendo, sino dando una disertación en español a un extranjero que desconoce totalmente nuestra lengua. Solo percibe enfado, nerviosismo y ansiedad. Eso recibe tu cachorro o tu perro adulto, una jerga extraña únicamente.

Cuando queráis corregir a un perro, en el mismo instante en que está haciendo algo malo (mordiendo unos zapatos por ejemplo), id hacia él y apartarlo con un toque en el cuello, que desviará su mente del destrozo, decid NO rotundamente. Apartaros y volved a vuestro sitio. Podéis probar a retirar el zapato de su vista, pero si el perro ha entendido perfectamente lo que no debe hacer, será él quien se aparte del zapato. Creedme, si vuestra energía no es de enfado o nerviosa, el perro os respetará.

Si continúa mordiendo y no os hace caso, o algo habéis hecho mal o pasa de vosotros; ya sabemos que el cachorro es testarudo, está descubriendo mundo y aliviando esa necesidad de morder que tienen, pero tenéis que ser perseverantes una y otra vez. Lo conseguiréis y en vuestra casa existirán normas, límites y limitaciones. Un cachorro o un perro adulto no puede hacer lo que le venga en gana. Vive en vuestra casa así que todo aquello que no queréis que haga debéis hacérselo ver desde el primer momento. Pensad que luego se convertirá en adulto, y todo aquello que le permitáis de cachorro (morder, subirse, etc.) lo hará de adulto con sus 30 kg o más, pensadlo.

¿Que son las normas, límites y limitaciones?

Son “cosas” que vuestro perro puede o no puede hacer en casa. Por ejemplo no le permitís que suba al sofá o a vuestra cama, pero si que duerma en su sitio (cama para perros, jaulita, transportin, etc.), que no coja nada que se os caiga al suelo, que no ladre cuando viene alguien, que respete el espacio del visitante cuando entra en nuestra casa siendo respetuoso, que no se suba a la gente de patas, que salga detrás de vosotros cuando salís a pasear, que esté tranquilo cuando le ponéis la correa, que no muerda el mobiliario, que no haga sus necesidades en casa, etc. etc. cosas que a vosotros os encantaría que no hiciera de ningún modo, convivencia perfecta digamos….

Eli preparada para las lluvias...

Eli preparada para las lluvias…

Bien, pues eso es lo que yo he conseguido con mi perra labrador Eli. Ha tenido normas, límites y limitaciones desde que entró en casa con dos meses. Es responsable, educada y respetuosa con la casa, sus habitantes y las visitas. Si queréis tener un perro “10” las normas, los límites y las limitaciones son indispensables, y eso que para mi Eli era un ser adorable desde que pisó mi casa. Mordía cosas, pero se la corregía, nos mordía las manos de vez en cuando y se la corregía, etc. etc. etc. Un perro aprende todo lo que quieres que haga si se lo enseñas con energía firme y tranquila. No respetarán otro tipo de energía en ningún caso y pasará de ti.

Pongo un ejemplo humano:

Hay un desastre nuclear cerca de tu casa, te viene a buscar una vecina con su coche dando voces, llorando y gritando….. y luego al mismo tiempo aparece un policía en su todo terreno con una voz serena y tranquila que te pide que le acompañes en su auto. ¿Con quien te vas? Pues está claro, con la voz tranquila y serena, porque te da confianza y respeto y porque piensas que sabe lo que tiene que hacer y lo tiene claro. Asi es un perro, solo energía .

El mejor modo de comunicarte con tu perro es pura energía. No hace falta hablar ni tratarlo como un humano, el perro no tiene sentimientos, sólo emociones. Cuando tengamos claro ésto, el perro tendrá su identidad como perro y nosotros viviremos con un animal que nos respeta, sin quitar su identidad, dándole juegos, paseos, disciplina y todo el cariño del mundo, pero cuando la mente está en un estado de calma. Al perro le encanta saber “lo que tiene que hacer” en casa, estar ocupado en algo, saber que cosas no debe hacer porque es parte de la convivencia en casa de un humano, el ha de saber que está en casa de alguien, no en la suya propia, y lo que hay alrededor no le pertenece.

Dicho esto, espero que a partir de ahora todos los que vais a tener un perro en casa, tanto cachorro como adulto, le eduquéis como es debido, y podréis disfrutar de un verdadero compañero.

Creedme, no tiene precio.

11 comentarios

Archivado bajo FAUNA, Perros

Cachorros II

Cachorros...

Tenéis que entender que el cachorro es un libro en blanco que vosotros, y solo vosotros tenéis que escribir; en vuestra mano está que sea un perro adulto equilibrado y respetuoso, en casa y en la calle.

Tened paciencia porque el cachorro necesitará repetir una conducta muchas veces para que adquiera una rutina y ya no deje de hacerla. No le peguéis o restreguéis el hocico contra las deposiciones o pises, él no lo entiende y pasado un rato tras el hecho no sabrá a qué viene eso, y solo os verá enfadados y con baja energía. No os atenderá ni respetará. Dejad paños a su disposición y el cachorro por si solo acudirá a ellos (por experiencia propia). Con dos bastará.

Cómo cuidar un cachorro...Para evitar que el cachorro haga todo el tiempo sus deposiciones en casa y vaya acostumbrándose a hacerlas en la calle, cada vez que coma o beba seguro que tiene ganas, aprovecha ese momento para sacarlo a la calle y que relacione el hacer sus necesidades fuera, de modo que con el tiempo utilizará menos los paños y se contendrá porque sabe que lo va a hacer en la calle. Los perros no desean tener sus excrementos cerca por naturaleza. Ve retirándolos paulatinamente.

Cuando ya se vaya controlando y lo saques para que haga sus necesidades en la calle, debes premiarlo de una sóla manera (tocándolo de la cabeza al trasero por todo el lomo como si fuese un lametón materno, dándole un premio canino –galleta- o diciéndole “muy bien”) pero sin aspavientos ni nerviosismo, el perro siente tu energía tranquila y ya sabe que lo ha hecho bien. No hace falta más. Los nervios y la excitación siempre sobran.

Consulta con tu veterinario la dosis de comida y la frecuencia en dársela. Los cachorros suelen comer tres veces al día durante un periodo de tiempo determinado, en esos momentos hará sus necesidades varias veces y en gran cantidad, una vez adulto las deposiciones y orines se reducirán.

En resumen. Un cachorro es un animal que necesita un líder tras su madre: Tú. Has de indicarle unas normas, unos límites y limitaciones en casa que ha de seguir a rajatabla. Puedes jugar con él controlando y diciéndole con sonido fuerte cuando no te gusta algo y él lo sabe y aprende. Paciencia en todo que la necesitarás.

Cómo educar a tus cachorros...

Por la noche déjale en un lugar pequeño como un corralito para perros, una mantita, agua y ya está (podéis incluir un paño higiénico, aunque seguro que lo morderá). Dejadle tranquilo y se relajará. Nunca acudáis a sus lamentos y lloros porque es lo que quiere y nunca dejará de hacerlo. Un perro cansado dormirá y se relajará por la noche. Un perro que se le alecciona a diario no tendrá ansiedad por separación y no exigirá que vayas a cada momento, sino que se relajará y dormirá él solo.

En el paseo con correa del cachorro no querrá andar, le extrañará ir ahí agarrado, ten paciencia también porque siempre pasa. No le obligues con tirones, llévalo en brazos a la zona donde quieras que haga sus necesidades y lleva floja la correa; puedes incentivarlo con juguetes para que camine y pronto andará contigo y con la correa sin ningún problema. Lo verá como algo positivo.

Espero que con estas pautas se eviten abandonos de cachorros porque no se sabe cómo afrontar el problema de las deposiciones en casa, del destrozo de muebles, mordidas, juegos agresivos, ladridos nocturnos, etc.

Consejos para un cachorro feliz...

Ojalá todos los cachorros crezcan con una buena educación, así todos los perros en un futuro podrán tener muchos más privilegios en las ciudades. Perros educados y respetuosos, cosas que han aprendido desde cachorros.

Enhorabuena por vuestro nuevo compañero que será fiel el resto de su vida, solo si tú eres el líder.

2 comentarios

Archivado bajo FAUNA, Perros

Cachorros I

En este artículo vamos a hablar sobre el cachorro. Esa cosa peluda, pequeña e inestable que nace de la perrita y que lo primero que hace es mamar…

Antes que nada, deciros que el mejor momento para traer un cachorro a casa es a partir de los dos meses, cuando la madre ya lo ha disciplinado, ha convivido con sus hermanos, mamado la leche tan beneficiosa para él y desarrollado sus sentidos. Está preparado para abandonar la camada (el destete). No tengamos pena porque es ley de vida para ellos. Ellos no sienten ninguna pena.

El cachorro y sus paños de entrenamiento

Paños de entrenamiento

¿Por qué hablamos de disciplina materna? Bien, la madre disciplina y pone normas, límites y limitaciones desde que el cachorro viene al mundo. Lo corrige, lo lame y estimula –refuerza lazos-, lo traslada de lugar, vigila, etc. Las normas, límites y limitaciones que ha de tener en nuestra casa una vez su madre “nos lo cede”.

El perro nace con varios sentidos desarrollados: el olfato, el tacto y el gusto, luego desarrolla el oído y la visión completamente pasados unos 25 días del nacimiento. Por eso decimos que un perro es nariz, ojos y oídos en la edad adulta. Un perro ciego no ha de apenarnos, para el todo es la nariz (comida, dueño, demás perros ….), pensad que nacen ciegos y se manejan perfectamente para encontrar la leche materna sin una palabra.

Los cachorros lo muerden todoCuando nos hemos decidido por un cachorro, siempre hay que pensar en qué tipo de raza es, en nuestra energía y en el tiempo que vamos a dedicarle. Un perro activo (bóxer, por ejemplo), necesita quemar mucha energía y no es apto para gente con baja energía como ancianos, o que trabajen todo el día quedando solo en casa. No es suficiente un jardín grande. El perro ha de salir a la calle, correr, y desfogarse, sino, lo hará con los muebles de la casa o lo que pille por medio. Tiene que canalizar la energía como sea.

Dicho esto diré que una vez el cachorro está en nuestros brazos (una experiencia que jamás se olvida, sea dicho), hay que llevarlo a casa, tras el trasiego del desplazamiento, el animal está perdido, y hay que orientarle en su nuevo hogar. Recomiendo comprar paños de entrenamiento para los pises y deposiciones, tienen un olor especial que estimula al cachorro a orinar en ese lugar, son cómodos, higiénicos y recogen muy bien todo ya que son como pañales estirados. Nada de papel de periódico que no absorbe el pis, es muy sucio y anti higiénico.

Lo primero que hay que hacer es llevar al cachorrito al baño, donde están estos paños de entrenamiento previamente preparados y que el olerá y tras el trasiego del viaje, hará sus necesidades sobre ellos. Estad el tiempo que sea necesario evitando que se vaya olisqueando y cotilleando todo, porque va a hacer pis fijo. Cuando lo haga sacadle de allí, el ya habrá relacionado el lugar y el paño con evacuar.

No dejéis que deambule por la casa a su antojo, tened un corralito para que el esté recogido y controlado. Allí se sentirá a gusto y protegido, sacadle cuando deseéis y controlad cualquier cosa que haga, corrigiendo en cada momento con un sonido que el tome como que ha de dejar ese comportamiento de inmediato y se acostumbrará a no hacerlo.

No penséis que porque es cachorro no aprende, estáis equivocados, es el mejor momento para aleccionar al can y será su base en un futuro, la madre del cachorro lo ha hecho desde el primer día, recordad.

el cachorro y los paños de entrenamiento para sus necesidades

Se que el cachorro es bonito, te gusta y le quieres dar mimos todo el tiempo. Es normal, pero hay que dar mimos una vez esté tranquilo y sumiso, no cuando está excitado, mordisqueando, tirando de un cable, etc. La mayoría del tiempo dormitará y otras veces querrá jugar todo el rato exigiendo juegos, mordiendo las manos, corriendo de un lado a otro, cogiendo objetos, ladrando, comiéndose de todo…

Esta etapa es muy importante para el cachorro, pero hay que controlar también el juego, los ladridos, la mordida y la fuerza con la que lo hace. Pensad que ahora es cachorro y todo lo que toleréis el perro lo tomará a bien continuar haciéndolo en un futuro, cuando sea grande y esto no hay que permitirlo. Cortad el mal comportamiento (mordida fuerte en las manos, talones, coger la ropa con los dientes, mordisquear el calzado, romper las medias, ladrar exigiendo algo, coger y comer cosas no aptas…. etc.), de raíz, sin pegarle, pero si haciendo un ruido que el cachorro vea como que le importuna y corte de raíz el comportamiento o también ignorándolo. Su madre lo haría de ese modo con un buen ladrido o gruñido apartándose éste inmediatamente.

Sed constantes, tened paciencia. Conseguiréis un perro respetuoso en un futuro y eso será vuestra recompensa. Un fiel compañero. Os lo digo por propia experiencia.

— Continuará… —

4 comentarios

Archivado bajo FAUNA, Perros