Archivo de la etiqueta: orígenes

EL ARTE DEL BONSAI

El bonsái se cree que nació hace más de 2.000 años, en China. Los curanderos al querer tener a mano plantas medicinales, que se usaban muy a menudo, para curar enfermedades, estas plantas se pusieron en macetas, siendo objeto de numerosas podas que efectuaban cuando las necesitaban para cuidar a los enfermos; dándose cuenta que las plantas adquirían un aspecto muy agradable, se empezaron a utilizar para decorar, surgiendo  así el “Penjing” en China.

En los siglos XII y XIII los monjes del budismo zen al pasar a Japón importaron además de su filosofía, los ”Penjing”. Los japoneses se enamoraron de la forma de cultivo de estas plantas, y empezaron a perfeccionarlas llegando a extremos de formar con los arbolitos obras de arte totales.

Los “Penjing” se diferencian de los bonsáis, en que los chinos son mas naturales pues carecen de formación prácticamente y también que es raro encontrar un árbol completamente solitario, normalmente recrean paisajes con plantas, rocas, etc.…e incluso figuras humanas y animales, linternas chinas y casas.

Los bonsáis que tienen años y son buenos, alcanzan unos precios que pueden competir con cualquier cuadro de pintores de primera fila occidentales. En cualquier caso esos bonsáis, como toda buena obra de arte, esta prácticamente prohibido sacarlos de Japón..

El bonsái es una obra de arte que nunca se termina. Cada vez que lo miramos, nos regala su belleza y vemos un trocito de naturaleza que va cambiando con las estaciones, con las técnicas y con el amor que ponemos en ellos.

En un mundo que corre cada vez más deprisa, cultivar bonsáis puede enseñar que la impaciencia es a menudo sinónimo de fracaso. Cuidar un árbol, comprender sus mecanismos y exigencias, significa también comprender que nuestra propia supervivencia esta ligada a la planta. Al crear un bonsái, uno puede darse cuenta de que la naturaleza no esta al servicio del hombre.

Un bonsái es el 80% arte: creamos con el árbol sensaciones de realidad de la naturaleza, mediante su manipulación, plantándolo en bandejas planas, poniéndole rocas, plantas de acento y musgo.En una maceta se puede tener solo un árbol, que intentaremos con determinadas técnicas darle el carácter de muy viejo, siempre respetando la forma que tenga la planta en la naturaleza. También podemos hacer un paisaje con rocas, árboles, musgo y hasta agua. Por supuesto podemos representar bosques.

Para hacer un bonsái se puede partir de plantas de vivero (con un tronco grueso), de semillas, o de plantas recogidas del suelo (por ejemplo de jardines abandonados, o ampliaciones de carreteras), o de nuestro propio jardín, también mediante acodo o esquejes

Los bonsáis son plantas normales, como las que tenemos en nuestras terrazas y jardines, pero se escogen con las hojas, las flores y los frutos pequeños.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Bonsáis, FLORA